Bar Espacios

por | 14 septiembre, 2016

espaciosEl Bar Espacios cuenta con algunos clientes asiduos, en su mayoría jóvenes con buen poder adquisitivo. La primera vez que lo visitamos no logramos entrar a pesar de insistir; pretextaron que el lugar estaba reservado por tratarse del Día de las Madres. El incidente nos dejó el sabor de que quizás nuestro sencillo vestuario, sin tacones y aspecto de andar a pie no clasificara dentro del concepto de posible público para generar muchas ganancias en una noche. En marketing esto se consideraría costo de oportunidad y otros lo verían simplemente como un gesto descortés e irrespetuoso con el cliente. La segunda vez que asistimos —ya con la lección aprendida— pudimos acceder al sitio.

El ambiente del lugar es calmado, propicio para una conversación entre amigos o una velada romántica y no para una noche de baile como sucede en otros bares de La Habana, aunque se puede disfrutar de música grabada y videos clips. La decoración es moderna, liderada por los cuadros o dibujos en la pared, algunos muy sugerentes o con doble sentido, juveniles, o que resaltan elementos de nuestra Isla como El Morro o los Chevrolets. En cuanto a las ofertas, la Piña Colada ordenada no cumplió nuestras expectativas, pues estaba muy espumosa, por lo que su textura distó de ser la idónea. Su sabor tampoco colmó nuestros deseos, quizás porque la proporción de sus ingredientes no fue la justa. Y si de Tapas se trata, las croquetas estuvieron muy lejos de estar a la altura del renombrado Bar Espacios. Demoraron alrededor de dos horas en salir, lo que denota lentitud e ineficiencia y a pesar del mal servicio recibido, la cuenta exige abonar un 10 % por este concepto. Las ofertas del lugar son variadas, quizás las escogidas no fueron las más acertadas; de haber elegido un Fideuá (versión Thai con bacón), la Ensalada de Vegetales con Queso de Cabra o un Daiquirí hubiéramos corrido mejor suerte. Este bar no solo ofrece tapas y numerosas bebidas, sino también atractivas ofertas de comidas con guarniciones; también incluye una Paella para dos por 12 CUC.

Pensamos que nuestra experiencia no puede generalizarse, pues la elevada y consolidada demanda del sitio debe tener suficientes fundamentos, a juzgar por la gran competencia existente. No obstante, instamos a este bar a mantenerse a la altura de la fama alcanzada.

Categoría: Críticas Etiquetas: , , ,
Avatar

Acerca de Ania Despaigne

Es Ingeniera Industrial, graduada del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría. Su carrera ha desarrollado sus conocimientos en los siguientes perfiles: logística y gestión de la producción, dirección, calidad, matemática aplicada, informática empresarial y gestión de los recursos humanos. Es miembro del Proyecto Comunitario Espiral, donde sus principales motivaciones son ayudar a la sociedad y poner en práctica el desarrollo sustentable. Ania se ha especializado como crítica culinaria desde hace tiempo y una de sus pasiones es escribir.