Fotografía gastronómica en Cuba, sus artífices: Julio Alvite

por | 22 junio, 2020

¿Cómo y cuándo llegas al género de la fotografía gastronómica?

Llego a la fotografía gastronómica con mi trabajo para la revista Excelencias Gourmet, desde sus inicios  (2008 o 2009, no recuerdo bien) hasta la publicación de su número 33, donde hice fotografías de bebidas y preparaciones culinarias diversas en forma y contenido. También he sido fotógrafo de libros de cocina, entre ellos La magia de un cocinero cubano, de Liuyen Álvarez Gallego y Como para chuparse los dedos, de Yamilet Magariño.

¿De toda tu obra de perfil gastronómico, cuáles imágenes te han dado la mayor satisfacción?

Aquellas en las que hemos participado como equipo (chef, dirección de arte o diseño, estilista de platos y fotógrafo). Justamente en estas, hemos tenido la química perfecta para pensar, crear y lograr las mejores representaciones posibles de las propuestas del chef.

Foto: Julio Alvite

¿Qué opinas de la presencia o ausencia de este género fotográfico en Cuba?

Es un género relativamente joven en Cuba, donde, ya de por sí, es difícil especializarse. De hecho es una decisión complicada por la ausencia de trabajos estables, la abundante proliferación de fotógrafos, creadores y diseñadores, la incipiente y todavía inestable publicidad de negocios dedicados a la gastronomía, la falta de cultura de la imagen de este tipo y, naturalmente, los problemas económicos de cada empresa o negocio, en el sentido de lo que priorizan o no, aún cuando se debe pensar en concepto de inversión y no de gastos. Pienso que en el futuro será una fotografía muy interesante, necesaria, que deberá estar en función de exaltar el producto estéticamente elegante, técnicamente correcto y ser parte esencial de una publicidad responsable, ajustada a los códigos de comunicación de estos tiempos.

¿Cómo profesor o conferencista, qué no dejas de trasmitir a tus discípulos?

A aquellos que se inician, mi consejo siempre será: estudiar de manera permanente la fotografía, primero su técnica como herramienta para mostrar algo; es un privilegio la fotografía como medio de comunicación, tarea que será durante toda la vida; y al mismo tiempo asumir el arte fotográfico con todo el amor posible, la pasión y el compromiso con la imagen; que sientan la responsabilidad del oficio que no siempre es cuestión solo de talento sino también de empeño, perseverancia, apuesta. El fotógrafo adquiere, progresivamente, una forma de “mirar”, de ver las cosas y los sucesos y, cuando esto se alcanza, resulta una satisfacción enorme, pero también tenemos la constante preocupación de cómo responder técnicamente al mundo visual que se nos presenta.

Foto: Julio Alvite

Categoría: Pizca y Sazón Etiquetas: , , , , , ,
Avatar

Acerca de Alicia García

Licenciada en Ciencias de la Información y Bibliotecología en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana. Graduada del primer Diplomado de Periodismo Gastronómico en Cuba, en 2015. Gestora cultural y directora (codirección) de la Agrupación Visual Gourmet. Directora (codirección) del Festival Gourmet. Ha escrito artículos de temática gastronómica para las revistas turísticas Sol y Son de Cubana de Aviación y Soy del Caribe de Aerocaribbean, para la revista de promoción cultural Cartelera y en sitios web A la Mesa y Cuba Paladar, Radio Metropolitana, Boletín Excelencias Gourmet y para el blog Taste of Cuba.