Mis mejores ensaladas en Cuba

por | 11 enero, 2019

Disfruto muchísimo una buena ensalada, de vegetales frescos y de estación, y a su vez con creatividad y sabores matizados, pero a veces se llueve sobre mojado –no más que col, lechuga, pepino y tomate- o se ofrecen productos sin la frescura correcta. Además de lo saludable, una buena ensalada puede llegar a ser realmente exquisita, algo quizás incomprendido por los “carnívoros radicales” que no han tenido este placer o que no han querido descubrir el paraíso de las ensaladas. Es un verdadero edén encontrar rúcula en una ensalada, o frutos secos, jamón serrano, cebollas o tomates confitados, queso –si es azul o parmesano mejor para mi gusto- o pequeños trozos de frutas, costrones de pan o casabe frito rallado espolvoreado por encima…y no puede faltar un buen aliño –si dispone de aceite de oliva y vinagre balsámico es perfecto, y en algunos casos un poco de miel es sensacional o miel con mostaza- y también se pueden combinar con trozos de pulpo, camarones y hasta carne; soy de las que piensa que no hay esquemas para esto.

Ensalada Crujiente en El Litoral, combinación de lechuga, rúcula y escarola con nueces, almendras y frutos rojos, aderezada con queso azul y mostaza. Foto: Cubapaladar.

Aún algunos recuerdan las famosas y exquisitas ensaladas del restaurante El Litoral, ya cerrado, donde algunos afirman haber comido “las mejores ensaladas de sus vidas” o “las mejores ensaladas en Cuba”. En mi caso, además de en casa, he degustado deliciosas ensaladas en las experimentales Eco-paladares, reuniones de Cubapaladar o actividades de Slow Food Cuba, quizás de las mejores que he probado en mi vida. También recuerdo una ensalada que degusté en El Cocinero, abundante y con excelentes ingredientes, algunos de los que mencionaba anteriormente, de la que comparto su imagen, realmente apetitosa.

Ensalada en restaurante El Cocinero. Foto: Cubapaladar

Tampoco olvido los sabores de una ensalada degustada en Varadero 60, inmediatamente devorada por un grupo de chefs y críticos gastronómicos que compartíamos la cena –tantas bocas no podían estar equivocadas-. Así lucía esa obra de arte, cuyas pasas le otorgaron un excelente contraste a su sabor….

Ensalada en restaurante Varadero 60. Foto: Cubapaladar.

También es deliciosa la ensalada de pulpo que pude degustar en Atelier, descrita apetitosamente por mi colega Indira R. Ruiz para las páginas de Cubapaladar: “Sobre un lecho de lechuga y rúcula van servidos los tentáculos cocidos y suaves; y estos a su vez cubiertos por cebollas doradas. En su conjunto una colección de acentos ligeramente amargos contrapuestos al sabor dulzón y ligeramente ácido que dan los cortes de manzana y tomate. Como si el pulpo cobrara vida sobre el plato de un profundo azul mar, cada bocado nos dio sensaciones cambiantes y placenteras. Se trata de un plato de excelencia, con él se ha encontrado el perfecto maridaje de sabores sin que sobresalga ninguno más que otro.” Y no podía faltar la imagen de esta delicia…

Ensalada en restaurante Atelier. Foto: Cubapaladar.

También son populares por sus ensaladas los restaurantes Otramanera y Café Laurent, siendo también opciones recomendadas para vegetarianos y especialmente para veganos –grupo con insuficientes opciones en Cuba aún, según mi juicio- Habanera y El Romero.  Si usted conoce otro buen lugar para comer ensaladas, no dude en compartirla con nuestros lectores comentando este artículo, yo seré una de las que lo pondré en mi plan de lugares a visitar este nuevo año.

Ensalada en restaurante Café Laurent. Foto: Cubapaladar.

Categoría: Pizca y Sazón Etiquetas: , , , ,
Avatar

Acerca de Ania Despaigne

Es Ingeniera Industrial, graduada del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría. Su carrera ha desarrollado sus conocimientos en los siguientes perfiles: logística y gestión de la producción, dirección, calidad, matemática aplicada, informática empresarial y gestión de los recursos humanos. Es miembro del Proyecto Comunitario Espiral, donde sus principales motivaciones son ayudar a la sociedad y poner en práctica el desarrollo sustentable. Ania se ha especializado como crítica culinaria desde hace tiempo y una de sus pasiones es escribir.